lunes, febrero 13, 2006

El hombre contra la máquina

Tal vez en alguna ocasión se haya preguntado qué nos diferencia de los ordenadores en nuestra forma de pensar que nos hace tan especiales a unos y a otros... Los grandes ordenadores actuales tienen una enorme potencia y una velocidad que hace sólo unos años era inconcebible... aunque, como decíamos en este artículo, máquinas son y máquinas serán...

Sintiéndolo mucho por los ordenadores, el más estúpido de los humanos es más inteligente que el mejor computador. Aunque no estemos siendo muy justos. Por ejemplo, somos mucho mejores que las máquinas realizando trabajos abstractos, como reconocer patrones y todos los que se nos plantan en los tests de inteligencia.

Por ejemplo, en la sucesión 2, 4, 6, 8, 10... rápidamente vemos que cada número es el anterior más 2, pero a un ordenador le costaría bastante más: si le diéramos varias sucesiones con un incremento cualquiera no podría en principio reconocer la forma general, salvo utilizando tanteo. La cuestión es que quizá el ordenador tarde menos en dar la respuesta por tanteo que nosotros intuitivamente...

Decía más arriba que no es muy justo porque, en sentido estricto los ordenadores no están dotados de inteligencia tal y como la conocemos, aunque hay avances muy interesantes sobre ésto. Si nos rebajamos un poco y planteamos nuestro cerebro como un tipo de sistema computacional (que nadie se rasgue las vestiduras) veremos que hay diferencias muy interesantes:

En la tabla anterior hay conceptos, como la arquitectura, que son términos heredados de la informática. Los ordenadores sólo pueden ejecutar una instrucción en cada instante de tiempo, aunque tengamos la ilusión de hacer muchas cosas a la vez... Sin embargo nosotros podemos cantar a la vez que escuchamos música, trabajamos con el ordenador y bebemos café (propia experiencia).

El número de procesadores quiere simbolizar la cantidad de elementos de cálculo. En nuestro cerebro acumulamos del orden de varios cientos de miles de millones de neuronas (incluso billones). Sin embargo los ordenadores sólo tienen, a lo sumo unas cuantas decenas de procesadores. En el caso de los PC, tienen sólo uno (aunque se pueden comprar con varios). Con este esquema, el cerebro humano puede tener varios miles de conexiones frente a las pocas que tiene un ordenador medio.

El almacenamiento es otro punto interesante. En los computadores convencionales se realiza en memoria volátil y en memoria persistente, según interese conservar los datos. El cerebro humano distribuye el almacenamiento en diferentes áreas, lo cual le hace ser mucho más resistente ante los fallos... Los accidentes pueden producirnos amnesias parciales algunas de las cuales pueden incluso recuperarse. Sin embargo, el almacenamiento computacional es enormemente delicado. Acerque un imán a un disquete, pase una lija sobre un CD... ¿se imagina que nos sucediera lo mismo? :-P

El tema de la inteligencia es muy controvertido y sin duda seguirá dando que hablar durante muchos años... Pero habrá cosas que seguiremos haciendo mejor que ellos, de la misma forma que los computadores se mueven con soltura en terrenos en los que somos manifiestamente torpes, como la simulación, el cálculo matemático, el procesamiento de grandes cantidad de datos...

Un ordenador no habría sido capaz de escribir esta entrada sin una mente diciéndole que tiene que hacer (aunque yo no lo habría publicado jamás de no ser por él...) Qué mundo éste, ¿eh?

5 Comentarios:

A las 10:20 a. m., Blogger Juan Haldudo escribió... (¡Gracias, Blogger Juan Haldudo!)

Interesante artículo. Sólo con las diferencias de capacidad de arquitectura no basta, aunque son abismales: un cerebro pesa en torno a un kilo, kilo y medio y más de 100.000 millones de neuronas. De todos modos, sólo ésto no explica la complejidad del encéfalo. Lo más fascinante para mí es su capacidad plástica: cuando una parte del cerebro se daña, las zonas adyacentes son capaces de adquirir y realizar funciones de la zona dañada. Aunque tiene sus limitaciones, como muy bien sabes. : )
Un saludo.

 
A las 1:55 p. m., Blogger Pau escribió... (¡Gracias, Blogger Pau!)

Muchas gracias por tu comentario, Mikel, no sabes lo bien que sientan :)
El cerebro, y cómo tiene lugar el pensamiento humano es un tema fascinante, y al ponerlo en comparación con los instrumentos más complejos que hemos sido capaces de fabricar, me parece que se evidencia aun más lo fascinante de este órgano.
Saludos :)

 
A las 12:14 a. m., Anonymous Misslucifer escribió... (¡Gracias, Anonymous Misslucifer!)

¿Puedes cantar a la vez que bebes café? Prodigioso.
Bueno, ahora hablando en serio, lo de que haces varias cosas a la vez no cuela: eres hombre. Los hombres no hacéis más de una cosa a la vez (excepto eructar y rascaros los huevos). Otra cosa somos las mujeres ;)
Otra cosilla: en el cerebro masculino sólo hay una neurona.
Mi conclusión sobre tu post: paradigma de la pseudo-ciencia (invención de datos, falseación de experimentos).
PD. No me tomes en serio. Me ha gustado mucho ;)

 
A las 12:39 a. m., Blogger Pau escribió... (¡Gracias, Blogger Pau!)

En otro quizá puedas pillarme, pero en este post he sido asesorado por Eliana, una joven y prometedora bióloga de Barcelona :)
Claro que como es una tía igual no le extrañó tanto lo de hacer varias cosas a la vez o lo de los billones de neuronas...
Un saludo ;)

 
A las 4:14 a. m., Anonymous Anónimo escribió... (¡Gracias, Anonymous Anónimo!)

Las maquinas nos llevan las de ganar ya que su capacidad se duplica cada 18 meses (segun la ley de moore) y la de los humanos permanece constante

 

Recuerda que nos hemos mudado a nosololinux.com

<< Home