martes, noviembre 14, 2006

¿De qué tienes miedo?

Precaución: este texto ha sido redactado en un momento de idealismo juvenil descontrolado :-P

Algunos conocidos y bastantes profesionales me han preguntado en alguna ocasión “Oye, ¿cómo puedo proteger un documento para que los demás puedan leerlo pero no copiarlo?”. Y la mayoría de las veces les contesto con otra pregunta: “¿De qué tienes miedo?”.

Evidentemente, no se trata de una respuesta definitiva, aunque es un arma perfecta para despertar la curiosidad en el interlocutor, ya sea un consultor quiere presentar los resultados de un estudio, un artista quiere mostrar su obra o un programador quiere lanzar su programa. Todos presentan un rasgo común: quieren difundir su creación pero no quieren que nadie les copie. Tienen miedo del plagio, de la piratería o del simple uso indebido.

Sin embargo, opino que debemos abordar esto de una manera más positiva de lo que lo hemos hecho hasta ahora: olvidemos ese proteccionismo absurdo. Muchas veces sentimos por nuestra obra un apego similar al que un padre siente por su hijo. Me parece una comparación bonita porque aunque el padre quiere proteger a su criatura, sabe que debe dejar que viva su propia vida.

Generalmente nadie copiará, sin citar la fuente, un estudio que publiques, y el que lo haga lo iba a hacer de todas formas, aunque lo protegieras y colocaras un aviso de copyright gigante en cada hoja. Si no puedo copiar ese párrafo de ese libro que explica algo tan bien, lo parafrasearé y lo haré mío, y no reconoceré su autor original, con lo cual se perderá la referencia. Si el autor me autoriza a citar y a modificar citando el origen, podré trabajar a gusto y posiblemente cite la fuente, con lo que su trabajo quedará reconocido.

A aquel consultor le preguntaría: “¿no prefieres que se divulgue tu estudio y que te citen como autor a que permanezca lleno de telarañas (pero protegido, eso sí) en tu página? Aunque no te importe en absoluto el conocimiento y sólo busques enriquecerte, ¿cómo ganarás más dinero? ¿siendo un perfecto desconocido que vende un estudio o siendo una celebridad que da conferencias?”

A aquel artista le preguntaría: “¿no te sentirás mejor si se difunde tu obra por todo el mundo? ¿no ganarás más dinero si te conoce mucha gente y van a tus conciertos? ¿cobrarás más por una pintura o por ser conocido y organizar una exposición?”

Y a aquel programador sólo le pediría que calculara cuánto dinero le ahorró Linux cuando era estudiante y cuánto cuando empezó a trabajar. Después, simplemente le diría: “devuélveselo”.

¿De qué tenemos miedo? ¿de no enriquecernos? ¿de no ser reconocidos? ¿de que el mundo entero se aproveche de nuestro esfuerzo? Liberémonos de todo eso.

4 Comentarios:

A las 2:38 p. m., Blogger Watttana escribió... (¡Gracias, Blogger Watttana!)

Buenas.

Wow. Magnífico post. Me ha gustado mucho.
La que comentas, es sobretodo la actitud de jefe.
Lo gracioso del tema es intentar explicarles que no se puede. Que si se puede leer, se puede copiar, de mejor o peor manera, pero se puede.

Y es que con mi jefe no me atrevía a iniciar una batalla filosófica sobre la propiedad privada... Esa clase de tipos sólo ven la repercusión en euros de todo.... Aún suerte que nos permitió pasar a Linux (porque era gratis, claro...)

Un saludo.

 
A las 3:27 p. m., Anonymous pau escribió... (¡Gracias, Anonymous pau!)

Hola y muchas gracias :-)

Es cierto que muchas personas no comprenden que algo que se puede leer se puede copiar, como bien has dicho. Hace tiempo me encargaron si podía diseñar un sistema que permitiera dejar ver un estudio, impidiendo su copia y que solo habilitara la descarga cuando el cliente pagara con la tarjeta.

La empresa acabó comprendiendo que si el cliente puede leerlo, puede dictarlo, puede imprimirlo o puede escanearlo y reconocer el texto, y se diseñó un sistema diferente. La visión de ejecutivo suele estar algo distorsionada, pero supongo que es normal...

Me gusta tratar el tema del conocimiento libre en términos de economía para tratar de desterrar la idea de que su lógica de negocio es ridícula. Opino que puede uno forrarse compartiendo, que no regalando :-)

Felicidades por lo de Linux, en muchos casos es Misión Imposible convencer a un jefe de ese tipo de cosas :-D

¡Un saludo!

 
A las 8:13 p. m., Anonymous jlmarina escribió... (¡Gracias, Anonymous jlmarina!)

Me ha gustado mucho tu artículo. Uno de los problemas que me encuentro es el uso de frases tipo "Ya pero ¿y si...?".
En realidad comprendes que es mejor para ti, para tu proyecto y para tu empresa (suponiendo que la haya) que se difunda cuanto más mejor y sobretodo si estás en los comienzos, pero te salta un gen egoísta que se imagina la remota y absurda posibilidad de que:

"alguien va y se forra con nuestro trabajo".

Dejas que ese pensamiento te maneje en lugar de racionalizarlo basándote en las pocas probabilidades de que eso ocurra o en las pocas probabilidades que tienes de controlarlo en caso de que ocurra; por no hablar de tiempo perido intentando que no ocurra.
Es un problema de egoísmo a futuro mal planteado.

* Joselu *

 
A las 8:32 a. m., Anonymous pau escribió... (¡Gracias, Anonymous pau!)

Bienvenido, Joselu :-)

Como has dicho, el problema es que todos tenemos un interior inseguro y egoísta en el que no podemos concebir que alguien se enriquezca con algo nuestro (salvo nosotros). Intentar que esto no suceda es imposible, por lo que es mejor asumir que puede que ocurra y buscar una forma de ganar dinero que no esté sólo basada en ser propietarios de una idea.

Eso ya lo habías dicho tu, y sin embargo, no me he quedado con el mérito ni voy a vender tu comentario :-)

¿No nos enseñaron siempre que compartir es bueno?

¡Un saludo y gracias!

 

Recuerda que nos hemos mudado a nosololinux.com

<< Home